si el silencio supiera

"En un clima tan delicado de propiciar el llanto, como si repentinamente todos regresáramos en aquel lugar  “donde ya estuvimos”(…) Ya estuvimos allí antes del silencio, y ahora debemos regresar recuperando una palabra que esté impregnada de aquella calidad prehumana (y tal vez por esto aún más humana) (…) Es un limbo, este espectáculo, una zona suspendida entre dimensiones impalpables…".

Corriere del Ticino – Suiza

"Con esta prueba de autor a alta densidad significante y una extraordinaria tensión poética, Cristina nos regala una original exploración de la palabra inocente, un ejemplo de la posibilidad de expresarse diferentemente a través de una coreografía de la ausencia hacia la búsqueda de sentido”.

Settimanale Azione – Suiza


"Con la candida inquietud de un clown, la maravilla exacta de un prestidigitador oferente de milagros menudos, Cristina Castrillo esta vez va en busca de la palabra perdida (…) Un espectáculo in crescendo, de una descarnada sobriedad narrativa, breve cuanto intenso en su esencialidad, que nos cuenta, a través del silencio gestual, de otro modo y mundo de palabras.”

Giornale del Popolo – Suiza

“Lo que sucede en esta hora intensa es la exploración minusiosisima y valiosa de un autobiográfico uso de la expresión, muda, aunque en realidad ensordecedora de sentido que ninguna palabra podría sostener y contener. Desafío logrado por Cristina Castrillo que, sin palabras, en la escena, nos ha restituido un discurso de vida”.

La Regione – Suiza


“La imagen, en su sencillez, es estremecedora (…) Entonces, en medio del silencio, se precipita la acción: los dedos de una mano que en sutil movimiento nos contiene allí, a todos nosotros, en una delgada tensión poética que se prolonga en cada repetición, en cada image
nde. Así poderoso es el gesto cuando carga sentidos que le hablan a cada espectador de manera personal, como susurrándole un secreto”.

Il Telégrafo - Ecuador