shakespeariana

“Dos años de trabajo con diecisiete actrices y actores, una obra de tamiz sobre los textos de William Shakespeare que meritaría una edición filológica solamente por la constancia necesaria para llevar a término con éxito toda la operación (…) Haciendo de fundamental marco a estas conmoventes presencias humanas, que adquieren cuerpo de a poco durante el espectáculo, están además los ya habituales campos de investagación explorados en profundidad en el trabajo de las Radici: el canto, el movimiento (se tiene la impresión a veces de asistir a verdaderas y propias secuencias coreográficas sostenidas por textos), el fluído y contínuo pasaje de momentos autobiográficos a situaciones corales nunca forzadas (…) una apuesta ganada sobre todos los frentes.”
Corriere del Ticino – Svizzera

“En otros términos esta nueva producción, que ha necesitado dos años de concepción, es demasiado rica y completa en todo el sentido teatral del término, para no considerarla como una nueva identidad fin a si misma y sobretodo independiente.
Así, apenas descender en los infiernos de la sala Metró, se sube lentamente, gracias al valor y habilidad de todos los 17 actores que tan bien encarnan los varios personajes (del príncipe, a los actores y bufones llamados a la corte para ayudarlo a indagar sobre el sentido de la vida y sobre la introspección de la suya, a la señora de la muerte…) y a la magistral gestión del espacio apenas dibujado en un gran recuadro fosforescente y a la mágica dirección que, de escena en escena, sin caídas o momentos de debilidad, enlaza forma y contenidos de este mundo shakesperiano.”
La Regione – Svizzera

“Es el resultado de dos años de trabajo, pero se tiene la impresión de que se trata del trabajo de una vida… Aquello que, en forma latente, Cristina Castrillo podría haber siempre soñado de hacer pero que no hubiera podido realizar si no en este preciso momento de su carrera. Nunca tan numerosos los intérpretes y, es necesario señalarlo, nunca tan exelentes. Nunca la palabra ha tenido un estatuto así de relevante, en un homenaje que parece resumir e recorrer todos los temas a los cuales ha sido fiel la directora, porque son aquellos fundantes, universales y eternos, del arte y de la humanidad: amor, violencia, muerte, poder.”
Giornale del Popolo – Svizzera

“Para acercarse a un juego escénico sobre los lugares teatrales del Bardo en la esencia de su reciente tejido dramático, Cristina no podía caer mejor. Lo ha hecho como es su costumbre, con humildad y rigor, con inoscencia, fantasía y glamour, arrastrando sus actores y el público en una especie de “Cunto de li Cunti”. (…) La contemporaneidad de Shakesperiana está principalmente en el valor de la dirección y de la dramaturgía: el jugo de una indagación durada dos años y que ha implicado 17 personalidades alrededor de un único objetivo, hacer revivir el estandard shakesperiano a través de personajes – íconas que se trenzan en un único, simple y homogéneo plot narrativo que utiliza frases y versos de sus obras más significativas.
L’Azione – Svizzera